viernes, marzo 11, 2011

¿eres espiritual o religioso?

¿en que crees realmente?


Desde tiempos inmemoriales ha habido el deseo de controlar las masas. Y las religiones son la muestra de botón de esto. En líneas generales, la religión (aunque yo mejor diría la religiosidad) se ha dividido en varias fases, de las cuales ya está muriendo la tercera para dar paso a la cuarta. Antes que nada es necesario aclarar que la espiritualidad en aquellos tiempos no es como ahora que es una parte de nuestra propia individualidad y del colectivo. Así como lo es las relaciones familiares o la economía. Ahora todo está muy desglosado, a diferencia de aproximadamente desde el principio de los tiempos hasta hace unos 400 años atrás, donde la religión (que es muy diferente de espiritualidad) era quien manejaba las riendas de todo cuanto acontecía en el mundo, al punto de que en el antiguo Egipto no existía la palabra "religión" como tal, así como la conocemos hoy en día, pues su mundo en total era regido por sus dioses y todo era dominado por ellos.
Así que seguimos con la clasificación:
 Primera: la religión del miedo a lo desconocido. Esto se trata de cuando nuestros más antiguos ancestros veneraban aquello que no podían  dominar o que les costaba entender, simplemente, no estaba dentro de su rango de entendimiento para el momento evolutivo que poseían. Quienes fueron los que dirigían espiritualmente a estos grupos/tribus? los llamados chamanes, magos, etc. adoraban al sol, a la luna, al rayo, al viento. Todas aquellas cosas que no podían dominar y que, por medio de rezos, cantos y rituales esperaban complacer para verse librados de cierta forma de sus actuaciones en la tierra.

Segunda fase: la religión del miedo a lo conocido. Esta fase se la debemos al señor Moisés y su combo (y no olviden en que cultura se crió el amigo Moisés,  de donde comparativamente se sabe que han salido muchas de las historias del pentateuco). Donde a partir de un único dios (con características totalmente humanas para mi gusto) se guio a todo  un pueblo primero y luego se le inculcó esto a muchos otros pueblos a la fuerza, mediante la sugestión de miedo a un castigo con unas  proporciones épicas que hubiesen ruborizado al mismísimo kronos. He aquí el miedo a lo conocido, si se lo que me va a pasar no hago tal cosa... 

Tercera fase: la religión de la autoridad. Esta fase es muy interesante, ya que en algún momento entre los años 250 y 300 llega a haber un movimiento de tercera fase llamado cristianismo. Pero, como toda manipulación, es tergiversado en beneficio de una clase elitista y dominadora llamada clero. Este clero trabaja para  crear una sociedad basada en este miedo de la segunda fase, pero dominado completamente por ellos y engullendo cualquier tipo de religión autóctona o de otro tipo como suya realizando lo que se conoce como sincretismo. Constantino, al ver el poder que tenia esta nueva (y creo yo una de las más sinceras) religiones conocida como cristianismo -con muy buenas bases en el agnosticismo- ya que los fieles ni se inmutaban ante la opción de perder la vida por lo que ellos consideraban correcto, lo tomó para sí pero, como toda tiranía y dándole la espalda a ese clero que lo empujo a hacerlo los traciono al autoproclamarse Papa (es a partir de aquí donde la religión y el gobierno se dan la mano y caminan juntos). De esto se desprende el concilio de Nicea.

Comienza la verdadera manipulación de la información al mejor estilo cnn y foxnews. Constantino manda a traer todos y cada uno de los libros que se estudian en esta nueva religión llamada cristianismo y los leen uno a uno entre él y el grupo de obispos que allí se encuentran reunidos con él.  Como ya se dijo anteriormente, al ser una religión de la autoridad, los eclesiásticos la toman para ellos mismos, tomando para sí el derecho de decidir que deberían o no leer estos nuevos grupos  de seguidores. Nunca llegaremos a saber que se perdió con la destrucción de valiosos manuscritos que hoy por hoy darían mucha luz a muchas oscuridades. Lo cierto es que hicieron una biblia a su estilo y con todas las comodidades que eran necesarias para poder dominar a estas masas creyentes. Este es un buen dato para aquellos que dicen que la religión pagana, la ramera, la engañadora es la católica (y yo no soy católico): ustedes se están guiando por una biblia que fue redactada por ellos.... qué tal????

Ahí es donde se comienza a crear una subreligion donde todo, absolutamente todo está dominado por la iglesia, al punto de llegar a dar indulgencias por cierta cantidad de dinero -sin hablar de la inquisición y del avasallamiento religioso en el nuevo mundo a partir del desgraciado encuentro de dos mundos- solo por nombrar dos de los mas nombrados, donde llegaron al punto de que si alguien estudiaba la biblia era condenado como hereje. Esto nos da una idea de la magnitud del control que ejerce la religión (no la espiritualidad) en el ser humano.

Luego se sucede la cuarta fase: la religión de la revelación (como diría j.j. Benítez). Esta se sucede cuando nos damos cuenta que nada de lo anterior es una realidad tangible, ya que por medio del autoconocimiento y autoexperimentacion llegamos a estados de gracia sin necesidad de intermediarios ni prebendas.  Al darnos cuenta de esta situación, llegamos a la conclusión de que solo mediante una comunión verdadera y sincera con lo que consideremos superior –llámese dios, universo, energía, etc., etc.- podremos llegar a ese ansiado paraíso donde solo hay bondad y amor. Esto es lo que está sucediendo en estos tiempos actuales, donde la religión de la autoridad se ve amenazada por un cada vez más grande movimiento agnóstico del que se tenga noticias desde el paso de El Cristo por estas tierras. Es la religión de la revelación por medio del conocimiento personal de nuestra relación con dios, entendiendo esto como algún tipo de energía que se encuentra dentro de nosotros, por lo cual sería muy difícil que nos dañara. He aquí el temor de la tercera fase, que se le caiga la careta –que de igual manera ya está pasando-.

Todo esto lo digo para que por favor antes de creer en algo estudien, se informen y luego, si la información los convence, defiendan a capa y  espada lo que crean que es SU verdad, pero solo suya. De nadie más.  No porque alguien se los diga ni porque alguien por medio de chantaje emocional,  espiritual o físico los obligue, sino desde dentro, desde donde todos sabemos que esta la verdad verdadera de cada quien y el fin único de cualquier religión en el planeta: el amor universal.

De nada.




Reacciones:

2 comentarios:

  1. El ser humano está muy condicionado por las religiones (cualquiera de ellas ya que son producto humano para manipular). No hay tal de: libros sagrados, investiduras divinas. Lo más estúpido es ir de religión en religión buscando quien sabe que. Es necesario liberarse de esta condición tan ligada a la economía, la cultura, la filosofía, sicología: todo.

    ResponderEliminar
  2. A qué nos puede llevar el entrar en contradicción o crítica frente a determinada religión? Pues simplemente a entrar a su 'juego'. A serle útil para sus objetivos. Es la negación absoluta a todo lo que me condiciona a través del autoconocimiento, la observación hasta llegar a mi esencia lo que me hará libre.

    ResponderEliminar

la frase:

"SOY AGNOSTICO CUANTICO... QUE EXPERIENCIA!!!"

derechos y copyrights

algunos escritos son de mi creación y otros son artículos interesantes que consigo a través de horas de búsqueda en la web. a veces estos artículos están publicados sin ningún tipo de fuente o autor.

si hay algún articulo o escrito que sepas que pertenece a alguien o es de tu propiedad, escríbeme y colocare los créditos o lo eliminare, según lo que desees.

en cuanto a los de mi propia creación (los que están bajo la etiqueta "ok, charlemos", o estén debidamente firmados) pueden ser copiados siempre y cuando se señale la autoria. gracias!

quien soy?

Mi foto
santa cruz de tenerife, tenerife, islas canarias, Spain
Sanando las emociones, sanamos el cuerpo. Mi tarea como Terapeuta Holístico es, mediante la observación previamente entrenada y por medio de una consulta, el descubrir y solucionar los conflictos y problemas que afectan al paciente, y llevarlos a un estado de armonía, equilibrio y salud. Es necesario tener en cuenta a la persona también con su entorno de vida, pues muchas enfermedades tienen los mismos síntomas, pero en cada persona puede haber de fondo otras causas. El escuchar atentamente cuando el paciente describe sus síntomas y la historia de su enfermedad es para mi lo más importante. As! se manifiestan claramente las circunstancias de la enfermedad que con frecuencia es el paciente mismo el que las establece y expresa. Al finalizar la prueba de diagnóstico establezco junto con el paciente el plan de terapia a utilizar. Por lo tanto con las técnicas holísticas se ayuda a sanar Cuerpo, Mente y Éter, considerando al ser humano como un individuo integral y no como un paciente, un enfermo o un numero de expediente más. De esta manera logramos evolucionar al ser hacia su verdad interna, el encuentro con nuestro verdadero ser.