martes, agosto 07, 2012

Los Caballeros del zodíaco, Santos de Sabiduría


Los Caballeros del zodíaco, Santos de Sabiduría











“Quema el cosmos de tu corazón y haz que los milagros sucedan.
En una galaxia lejana juraste jamás herirte.
¡Fantasía de Pegaso! ¡Si es sólo un sueño!
Son alas de un corazón que nadie puede robar.
Santo Seiya: Todos los jóvenes son héroes del mañana.
Santo Seiya: Como Pegaso ahora bate tus alas.”

Usando las armaduras de sus constelaciones hacen explotar el cosmos, la energía escondida en sus cuerpos, y luchan. Ellos son los guerreros que protegen la paz, el amor y la sabiduría en la Tierra: Los Maestros de Sabiduría.
El argumento de esta serie animada se centra en la historia de un grupo de jóvenes guerreros denominados «santos» (o «caballeros»), cuyo protagonista principal es Seiya , Santo o caballero que porta la armadura  de Pegaso. Estos guerreros luchan por proteger a la diosa griega Atenea y a la humanidad de las fuerzas del mal que quieren dominar la Tierra. Para sus batallas, cada santo utiliza su energía interior ligada al universo (el «cosmos»), sus técnicas especiales de lucha, y sus armaduras, todas inspiradas en cada una de las 88 constelaciones, las cuales los representan como caballeros o Santos de Atenea y los protegen en los combates.

El Cosmos

La Vida es una energía que emana de tres grandes constelaciones: La Osa Mayor, Sirio y Las Pléyades. El Ser humano lleva esa energía en su interior, esta fuerza universal es llamada Cosmos. En teoría, todas las personas tienen un cosmos, pero los Santos son los que logran aprovechar al máximo este poder.
Cuando un Santo enciende su cosmos, éste es visible a los ojos de los demás y es percibido por otros que usan el cosmos. El campo visual ocupado por el cosmos, es una clara expresión del poder del Santo que la usa. Cuando un Santo muere, esto puede ser sentido por otros Santos, debido a que éstos dejan de percibir su cosmos.
Los guerreros usan armaduras de distintas clases. Son ropajes o mantos sagrados entregados por los dioses.

La Santidad

Para que un aspirante pueda lograr el grado de Santo, además de dominar las técnicas básicas del combate, debe aprender a canalizar la energía de su constelación guardiana protectora. La categoría de los Santos se establece de acuerdo al nivel de cosmo que logran usar en las batallas. Para lograrlo, todo ser humano tendrá que dedicar sus esfuerzos a mantener unos hábitos, unas reglas, un comportamiento, una disciplina que lo lleven a lograr el aprendizaje y alcanzar la maestría.
Primero ha de aprender a dominar las formas, mediante los elementos que la integran.
Segundo ha de dominar los fundamentos de la Sabiduría, mediante los planetas que la conservan.
Tercero se ha de comprender el origen de la Vida, mediante las constelaciones que la contienen.
Hay una gran diferencia entre Caballero y Santo. En la serie se presenta a unos guerreros mucho más cercanos a los “santos” de la antigua Grecia que luchaban por su dios, a quien aspiraban a parecerse. A diferencia de los caballeros reales medievales que peleaban por su propio beneficio, los Santos luchan por ideales superiores a las necesidades humanas. Un ejemplo de esto, es que el mismo Seiya fue advertido por el Patriarca sobre que de utilizar la armadura para fines personales, sería perseguido por todos los Santos con el fin de acabar con esa práctica.

Los Santos de Bronce (La Forma)

Puede decirse que una persona es Santa, cuando la Vida espiritual que lo anima, ha integrado cinco de los siete elementos. La Santidad es el proceso por el cual se desarrolla la inclusividad.
Hay 7 elementos del cosmos y es necesario dominar un elemento si es que el santo portador del ropaje sagrado desea tener este nuevo poder. Las armaduras reaccionan junto con estos elementos; pero también los más poderosos guerreros pueden dominar un elemento sin necesidad de usar su armadura.
Cada ataque de elemento del cosmos puede ser ventajoso contra otro elemento del cosmos según sus cualidades naturales, aun así, si el cosmos de un guerrero es más poderoso que el cosmos del guerrero cuyo elemento tiene una ventaja, simplemente esta ventaja se anula por tener tal nivel de cosmos. Los elementos mencionados en la serie son: fuego,viento,  truenotierraaguaoscuridad y la luz. Cada uno de ellos con sus puntos fuertes y débiles, así como sus cualidades. El elemento de la luz es supremo ya que no posee ninguna desventaja ante otros ataques de elementos pero es el mas difícil de encontrarse en algún santo, el de oscuridad solamente puede sucumbir fácilmente contra la luz y la mayoría son guerreros malignos como los Marcianos.

Los Santos de Plata (La Sabiduría)

El Olimpo era el hogar de los dioses olímpicos, los principales dioses del panteón griego, presididos por Zeus. Los griegos creían que en él había construidas mansiones de cristal en la que moraban los dioses.
Zeus, Dios del cielo y los relámpagos, Soberano de los Dioses. Recibió el nombre de Júpiter por los romanos y es regente de la constelación de Sagitario.
Poseidón, Dios de los océanos (con su verdadero cuerpo). Recibió el nombre de Neptuno por los romanos y es regente de la constelación de Piscis.
Hades, Dios del Inframundo y las tinieblas. Recibió el nombre de Plutón por los romanos y es regente de la constelación de Escorpio.
Hera, Diosa del matrimonio, Reina de los dioses. Recibió el nombre de  Juno  por los romanos y es regente de la constelación de Acuario en relación con Urano.
Démeter, Diosa de la agricultura. Recibió el nombre de  Ceres  por los romanos y es regente de la constelación de Virgo.
Hestia, Diosa del fuego hogareño. Recibió el nombre de Vesta  por los romanos y es regente de la constelación de Capricornio en relación con Saturno.
Apolo, Dios del Sol y las artes. Tiene relación con Helios el Dios griego  y es regente de la constelación de Leo.
Artemisa, Diosa de la Luna y de la caza. Recibió el nombre de Diana por los romanos y es regente de la constelación de Cáncer.
Hermes, Dios de la comunicación y el comercio. Recibió el nombre de Mercurio por los romanos y es regente de la constelación de Géminis.
Afrodita, Diosa de la belleza y el amor. Recibió el nombre de Venus por los romanos y es regente de la constelación de Libra.
Hefestos, Dios del fuego y herreros. Recibió el nombre de Vulcano por los romanos y es regente de la constelación de Tauro.
Atenea, Diosa de la sabiduría y la guerra justa. Recibió el nombre de Palas por los romanos y es regente de la constelación de Aries.
Ares no está en la lista de Dioses del Olimpo. Ocupaba el lugar que tiene Atenea,  luchó en su contra en la Era Mitológica y fue encerrado en el Tártaro junto a sus Berserkers por desafiar la decisión de Zeus.

Los Santos de Oro (La Vida)

Tras muchas generaciones, Atenea construyó el Santuario en Atenas, (Grecia). Este Santuario contaba con una estructura jerárquica, liderada por la diosa y seguida por el Patriarca o Sumo Sacerdote que a su vez lideraba a los ochenta y ocho Santos.
El Templo de Atenea se encontraba en el centro del Santuario y su única entrada era la cámara del Patriarca. A su vez, para llegar a la habitación del Patriarca, el único camino disponible era atravesar las doce casas (Templos), cada una de las cuales estaba custodiada por un Santo de Oro.
El guerrero,  consagrado a una causa,   viene a la existencia en el campo de acción, la Tierra, que es en sí misma una expresión de la inteligencia. Aries, Marte y la Tierra, inician un conflicto enfocado en una forma, conflicto entre la Personalidad, la Acción y la Inteligencia.
Casa I. En ella se lucha para superar los vicios de la personalidad.
Casa II. En ella se lucha para superar el deseo de posesiones.
Casa III. En ella se lucha para superar las tradiciones.
Casa IV. En ella se lucha para desatar los lazos familiares
Casa V. En ella se lucha para alcanzar la creatividad gracias al amor.
Casa VI. En ella se combate contra la enfermedad.
Casa VII. Allí se combate contra los prejuicios sociales.
Casa VIII. En ella se combaten todos los apegos para lograr el cambio.
Casa IX. En ella se lucha contra las creencias impuestas por la cultura.
Casa X. En ella se lucha para alcanzar el éxito.
Casa XI. En ella se lucha por alcanzar las metas del proyecto.
Casa XII. Allí se alcanza la espiritualidad.
Al llegar a la casa doce se comprenderá el significado espiritual de tanta lucha.

Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

la frase:

"SOY AGNOSTICO CUANTICO... QUE EXPERIENCIA!!!"

derechos y copyrights

algunos escritos son de mi creación y otros son artículos interesantes que consigo a través de horas de búsqueda en la web. a veces estos artículos están publicados sin ningún tipo de fuente o autor.

si hay algún articulo o escrito que sepas que pertenece a alguien o es de tu propiedad, escríbeme y colocare los créditos o lo eliminare, según lo que desees.

en cuanto a los de mi propia creación (los que están bajo la etiqueta "ok, charlemos", o estén debidamente firmados) pueden ser copiados siempre y cuando se señale la autoria. gracias!

quien soy?

Mi foto
santa cruz de tenerife, tenerife, islas canarias, Spain
Sanando las emociones, sanamos el cuerpo. Mi tarea como Terapeuta Holístico es, mediante la observación previamente entrenada y por medio de una consulta, el descubrir y solucionar los conflictos y problemas que afectan al paciente, y llevarlos a un estado de armonía, equilibrio y salud. Es necesario tener en cuenta a la persona también con su entorno de vida, pues muchas enfermedades tienen los mismos síntomas, pero en cada persona puede haber de fondo otras causas. El escuchar atentamente cuando el paciente describe sus síntomas y la historia de su enfermedad es para mi lo más importante. As! se manifiestan claramente las circunstancias de la enfermedad que con frecuencia es el paciente mismo el que las establece y expresa. Al finalizar la prueba de diagnóstico establezco junto con el paciente el plan de terapia a utilizar. Por lo tanto con las técnicas holísticas se ayuda a sanar Cuerpo, Mente y Éter, considerando al ser humano como un individuo integral y no como un paciente, un enfermo o un numero de expediente más. De esta manera logramos evolucionar al ser hacia su verdad interna, el encuentro con nuestro verdadero ser.